Afirmaciones ¿Por qué no te funcionan?

Afirmaciones ¿Por qué no te funcionan?

Muchas personas utilizan afirmaciones, pero no obtienen los resultados que desean. En este vídeo/artículo, voy a dar respuesta a todos los que me han consultado sobre esto. Vamos a ver qué es una afirmación, para qué sirve, qué características tiene y cuáles son las principales causas de que no estén funcionando.

Afirmaciones ¿Qué son?

Antes de responder a esto, es necesario aclarar que estás siempre afirmando, incluso cuando crees que estás negando alguna cosa. Tu cerebro obvia el “no”. Te pondré un ejemplo: si te digo “No pienses en tarta de chocolate”, automáticamente tu mente va a traerte imágenes, olores, texturas, etc. de tarta de chocolate. Vendrán asociados recuerdos de ocasiones en las que comiste tarta de chocolate, la situación, con quién estabas, etc.

Es muy importante que tengas en cuenta El Poder de Tus Palabras.  Lo que te dices y lo que comunicas a otros, está contribuyendo a crear tu experiencia.

Una afirmación es una frase que expresa un resultado que quieres realizar en tu experiencia. Normalmente se dicen, pero también pueden escribirse.

HAZ CLIC AQUÍ PARA RECIBIR

¿Para qué sirven las Afirmaciones?

Las afirmaciones sirven para dos propósitos: reprogramar tu subconsciente sobre un aspecto determinado y cambiar tu estado vibratorio.

Al repetir recurrentemente algo, estás plantando esa semilla en tu mente subconsciente. Estás creando un nuevo programa que opere a tu favor. El Resultado no es inmediato, pero estás activando esa realidad en tu interior.

Lo que si ocurre casi inmediatamente, es que puedes cambiar tu estado emocional respecto a una experiencia y, por tanto, cambias tu Estado Vibratorio, que es El Secreto Más Importante respecto a la Ley de Atracción

¿Qué características tiene una afirmación?

Es necesario que cumplan una serie de características, a los que yo llamo “las 3 P”:

Personal. Cuando afirmes algo, hazlo respecto a ti. Tienes el poder de cambiarte, de procesar y resolver tus obstáculos internos. Pero no tienes el poder de cambiar a otras personas y tampoco sería ético. No es lo mismo decir “mi jefe me sube el sueldo” que “mis ingresos aumentan continuamente”. En el primer caso, pones la acción en otra persona. En el segundo ejemplo, es algo que te sucede a ti y que puede venir de distintas fuentes.

Presente. Al crear tu afirmación, expresa el resultado en tiempo presente. Esto es muy importante. Si lo expresas en futuro, es una realidad que nunca llega. Tu subconsciente dice “lo quiere para más adelante”. Si lo expresas en tiempo presente, esa posibilidad ya existe, aunque no sea tangible inmediatamente.

Positivo. Expresa lo que quieres, no lo que no quieres. No es lo mismo decir quiero paz, que estoy en contra de la guerra. Asegúrate de que te estás enfocando en aquello que deseas, no luchando contra lo que no quieres  Cuando luchas contra algo, le estás dando tu atención y tu energía y, por tanto, estás activando esa realidad.

¿Por qué no te están funcionando las afirmaciones?

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA INFORMARTE

Hay varias razones de por qué no te están “funcionando” las afirmaciones que utilizas.

  1. Lo que afirmas no cumple todas las características de “las 3 P“, que te acabo de mencionar. Tal vez descubras que has estado expresándolas de modo incorrecto.
  2. No generas el sentimiento adecuado. Imagína que afirmas “Soy rica y próspera”, viendo cómo tus facturas se acumulan. Lo más probable es que la emoción dominante sea el miedo y esto no te ayuda a confiar en tu prosperidad.
  3. Tus afirmaciones activan tus resistencias. Resistencia es que una parte de ti se “resiste”, se opone, a eso que estás expresando. Elige una afirmación que sea “creíble” para ti. Por ejemplo, si “Soy rica y Próspera” despierta tu miedo a la escasez, quizá te sirva utilizar “Ahora prospero de múltiples maneras”. Así podrás poner tu atención en observar toda la prosperidad que ya existe en tu vida.
  4. Tu lenguaje interno y tu comunicación es contrario, casi todo el tiempo, a lo que estás afirmando. Si haces tus afirmaciones por unos minutos al día y el resto del tiempo estás expresando lo opuesto, no te va a funcionar.

El “Universo” no oye lo que dices, oye lo que sientes

Tu palabra necesita ser coherente con tus emociones. Lo que dices puede ayudarte a cambiar tu estado emocional y, por tanto, tu estado vibratorio. Pero el factor determinante de la Ley de Atracción es tu Estado Vibratorio.

Recuerda que este es El Secreto más Importante: Atraes experiencias que resuenan con lo que estás emitiendo eléctrica y magnéticamente.

Ana Jaraba©2017

Soy Experta en Procesos de Cambio y Reinvención Personal y Profesional. Puedo acompañarte en Crear una Mejor Versión de Ti, que te permita Alcanzar el Siguiente Nivel de Tu Experiencia. Y de esta manera, Realizar Tu Propósito, Prestar un Servicio de Alto Valor Crear un Flujo continuo de Abundancia y Prosperidad.

¿Te gustaría que te ayudara personalmente?

Haz click en el enlace de abajo para informarte respecto a mis

Programas de Mentoría 

HAZ CLICK AQUÍ

 

Deja un comentario